Tañer
Nicolás Emilfork

Nicolás Emilfork

Guitarrista clásico chileno que actualmente realiza estudios de doctorado en The University of Texas at Austin, bajo la guía del destacado profesor y concertista Adam Holzman. Obtuvo su Licenciatura y Título en Interpretación Musical en Guitarra, ambas con distinción máxima, en la Universidad de Chile en la cátedra del maestro Ernesto Quezada. Posteriormente realizó un Master of Music, con las máximas calificaciones, en The University of Texas at Austin, Estados Unidos, becado por el gobierno de Chile.
Ha sido premiado en concursos de guitarra en Chile, Estados Unidos, España y Grecia. Como intérprete se ha presentado en Chile, Estados Unidos, España, Marruecos, Francia, Grecia, Portugal, Austria y Argentina. Durante el 2010 publica su primer disco, Retrato, con obras de Mauro Giuliani, Antonio José, Leo Brouwer y Sergei Rudnev.

Actualmente escribe columnas y artículos para El Guillatún (Chile) y Revista Pterodáctilo (Estados Unidos).

Comentarios (3)

  • Marjorie Vio

    |

    Magnifica y acabada propuesta de expansión de los mundos de la guitarra, mi asombro se inquieto al leer esta reflexión y espero escuchar esas propuestas. Gracias

    Responder

  • Roberto Hurtado

    |

    Muy interesante visión global del instrumento, sin embargo pienso que además de lo ya dicho, existe un mundo mágico, que es posible ejemplificar en una escuelita rural, donde los niños, apoderados y profesores que nunca han tenido acceso a un concierto o disco de guitarra clásica, generan un ambiente extraordinario, con un silencio y respeto sobrecogedor, escuchan a Bach, Tárrega, Villalobos y/o Brower, y si además, aprovechandote de la riqueza de la música clásica te atreves y les regalas algunos arreglos de música chilena reconocible para ellos, la emoción llega hasta lo más profundo del alma, tanto para el público como para uno.
    Ese mundo mágico existe, es diverso y se puede encontrar a lo largo de nuestro país y del mundo entero….. Sin un ápice del snobismo, que algunas veces encontramos en las salas de concierto.
    Pienso que ese es el fin altruista de la música. Provocar emociones.
    Saludos cordiales…..

    Responder

  • Luis Guevara

    |

    Muy buen artículo Nicolás, solo quisiera añadir que sería muy interesante que los guitarristas clásicos nos acostumbráramos a transcribir música de diferentes géneros. Me parece que es una buena manera de llegar a un oído revelde o poco instruído. Además el hecho de sólo tocar repertorio clásico en conciertos creo que a esta altura nos convierte en testarudos. Como dices tú, hay que innovar. Un abrazo!

    Responder

Deja un comentario

Cinema Guillatún
Doble punto de quiebre

Doble punto de quiebre

Leer

Cinema Guillatún
Lynch en el espejo

Lynch en el espejo

Leer

Imaginario Teatral
Los inocentes a la silla eléctrica

Los inocentes a la silla eléctrica

Leer

El Guillatún